viernes, 18 de diciembre de 2009

El peso de los sueños








No esperó a que rodaran

las hojas leves del otoño

el tronco se le quebró sobre los hombros

con todo el peso de los sueños


Cuando se descubrían a cierta distancia

buscaban reducir el espacio

hasta alcanzar esos escasos milímetros

en que los cuerpos cobran

las dimensiones del deseo


¿Cuál es el punto en que la mente

se enajena del dolor?


Las mismas palabras

pero distintos destinos





Vivir es esperarse

nos sorprendemos volando

sobre el humo de alguna rama

o nos pensamos bajo la lluvia

creciendo de nosotros mismos

o nadamos en su olor

como sudorosos animales nuevos

nacidos de sus propias aguas




Texto: Viviana Cecilia Atencio



Fotografía: Daniel González Irún, http://lafabrica1.blogspot.com/


Ilustración: Paloma Blázquez Crespo, http://palomablazquezpoemas.blogspot.com/








6 comentarios:

  1. Confirmado: Vivi(r) sí que es esperarse. Lo dijo Pound, aunque la cagara después con ciertos desvaríos hipocondríacos y políticos.

    Qué feliz me siento, Viviana, ¡por fin un árbol que no se cae por supropio peso! Te lo mereces y nos lo merecemos también quienes creemos en tí como poeta y persona.

    Un fuerte abrazo y felicidad.

    Daniel Y.

    ResponderEliminar
  2. Gracias querido amigo. En realidad este blog surge de la necesidad de compartir estos versos con personas como tú o Paloma o...
    Parece que "El árbol" se ha cansado un poco de arder a oscuras entre los archivos de mis documentos, a lo mejor necesitaba del viento para poder flamear mejor!
    Un gran abrazo, belleza y felicidad!

    ResponderEliminar
  3. Querida Vivi:
    Adoras la lluvia verdad? es un metáfora erótica y amorosa,como enlos cuadros de Klimt o de Leda y el cisne... al menos es mi sentir-te, y también yo he sentido esas lluvias o esa gotas que adoro en algunos de mis dibus.
    Felicitaros a los dos, y has elegido una imaen muy apropiada con esa mano humedad que espera viviendo.
    Sólo enmudezco por tu belleza.
    Hace poco cambié el título del blog, por el peso de los sueños, y aunque no te lo dije, fue en tu honor, es decir por este poema y por la película de Herzog, también por toda la gravedad de nuestro sueños.
    Un beso y que la luz vea tus poemasque salgan de los cajones y que ardan en la negrura del blog.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Paloma querida por compartir "el peso de los sueños". Es una sensación universal ese peso intenso, el peso del amor, del dolor, de las ilusiones, de los recuerdos que vuelven bajo la luz diversa de Oniris.
    Besos querida amiga, y gracias por ser siempre tú misma, por tu creatividad generosa y por tu calidez constante, jamás te apagas Paloma de luz astur!

    ResponderEliminar
  5. Sigo maravillándome con tus obras Vivi. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a vos Ali por acercarte, sabés que valoro muchísimo tus comentarios, abrazos y versos compartidos...

    ResponderEliminar