lunes, 21 de diciembre de 2009

Limbo


¿Cómo dicen morir en el abismo

los cuerpos sin nombre bajo la tierra?

¿A qué sitio vuela el recuerdo

de la humillación tras los tormentos?

¿Desbaratan tanto macabro juego con la muerte

las memorias de la luz

bajo la venda harapienta de unos ojos?

¿Es lo opuesto a las heridas un clamor de pájaros

ajetreando desde algún cielo?

¿Hacia dónde se desvían miles de rostros

todavía siempre inmaduros para la caída?

¿Quiénes aguardan al otro lado del espanto?

¿Qué imágenes arrastran a sus cuerpos de sus almas?

¿Qué tortuosa densidad engendra

el último lamento en la caída?

¿Sirve la handkiana utopía

de que ningún dolor se desvanece?

¿Dónde cometer el último crimen

de esparcir un puñado de polvo sobre sus párpados

que jamás cierran los ojos?

¿Habrá verdugo capaz de amortajarles la conciencia

o tinieblas de donde la oscuridad

no pueda obtener mayor pureza?



Viviana Cecilia Atencio


Dibujo: Paloma Blázquez Crespo

4 comentarios:

  1. Dios, Vivi, precisamente hoy iba a sugerir a mis lectores invisibles (de lo invisible que son) que siguieran a la vida con las yemas de los dedos en las tinieblas...

    ¿Lo opuesto a las heridas? Yo qué coño sé. Estará aquí, junto al árbol en llamas, pasándoselo bien con los pajaritos, Handke, Winders, o la madre que le parió a todos los que alguna vez nos hicieron feliz... y nunca se cobraron nada a cambio.

    Qué feliz estoy de poder colgarme en estas ramas, querida amiga. Qué feliz. ¡Y hoy con la mano Bláquez! ¿Cuándo abriremos una cooperativa?

    Suerte y no te olvides de regarlo.

    Daniel Y.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Daniel Y.!
    Este árbol tiene una pequeña y bonita trampa: que sus hojas secas están guardadas en mis documentos y sólo necesitan ver la luz. Por ello cada dos o tres días puedo ir regando este árbol de hojas-como-versos de los cientos acumuladas en estos últimos años dosmiles. Se podría llamar también "recreos caliópilos". Aunque siempre al subirlos se cuelen nuevos versos, a veces más a veces menos, y otras un poema entero. Es que es un árbol libertario. A propósito: Paloma todavía no lo ha visto, le he robado (con su consentimiento para acciones poéticas futuras) una imagen de sus avatares! Esperemos le guste!
    Lo de la cooperativa ya está marchando!
    Mucha suerte para ti también Daniel!

    ResponderEliminar
  3. Cómo no va a gustarme... talento a raudales, clama tu sensibilidad y la empatía sobre las tinieblas de una mirada.
    No hay puñados de polvo en los tuyos porque tienen un secreto: emocionan... sobrecogen.
    Muchas gracias querida Vivi, ya sabes para donde se va ir tu regalo.
    Un beso lleno de hojas de tu árbol con tus huellas, con tus yemas.
    Pd. La cooperativa jacta est, un abrazo tri-gemelar.

    ResponderEliminar
  4. Gracias querida Paloma! El crimen de esparcir ese puñado de polvo es el de Antígona contra el estado, que le prohibía enterrar a su hermano muerto. Recordaréis que lo pagó caro, pues fue enterrada viva. La tragedia griega, que parece tan lejana no lo es: los desaparecidos por luchar por un ideal se multiplican, ahí tenemos a las casi 600 desapariciones de saharauis por parte del estado marroquí... etcéteras.
    Sumaré el nombre de Nicolás a nuestro encuentro cuya timidez y autocontención del tiempo le impide escribir lo que me cuenta: que tu dibujo le parece (literal) "impresionante". Tu niña, Paloma, representa los ojos de los habitantes pequeños y futuros del planeta preguntándose, desde su inocencia, por tanto horror que no hemos sabido detener.
    Otro abrazo trigemelar amigos y gracias,Paloma, por prestarme estos trazos maravillosos...

    ResponderEliminar