martes, 26 de enero de 2010

Ritos



Para no morir

quita de entre las paredes

la flor dormida junto a la ventana

y la entierra bajo el rocío


Mira a través de la ventana

y no ve

hasta aquella tarde

en que de pie frente a la casa

descubre la flor

que no viera nacer


Luego un animal

comerá ésa y cada flor

que ya esta primavera

temerán florecer


Y cuando el tilo se deshaga

en triviales cadáveres

los hacinará y los esconderá de los otros

cada tarde


Así

hasta que las ramas desnudas

atraviesen los cables

completamente

donde el cielo


Viviana Cecilia Atencio


Dibujo: Paloma Blázquez Crespo


4 comentarios:

  1. Querida Vivi, el guardián de la flor... el ritual del guardián que preserva la belleza que es efímera y se desgaja en pétalos del tilo... que es tan tenue para el voraz alimento animal... escondites líricos del guardían, ritos desnudos ya atraviesan la sensibilidad y el asombro del que te lee.
    Muchas gracias por elegir mi flor que no hubiera podido tener mejor compañia, mejor traducción que la de tu belleza.
    Un abrazo y una lluvia de hojas de tilo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias querida Paloma por permitirme ponerle forma y color a estos versos desnudos. Tus dibujos son las flores de un árbol que atizan aún más sus llamas.
    Otro abrazo entre hojas doradas.

    ResponderEliminar
  3. Hay ritos que nunca dejarán de existir. Nacer y morir es uno de ellos. Hay manifestaciones en el arte que se alimentan y crean ritos eternos. Hermosa fusión, precioso complemento.
    Felicidades y abrazo doble.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Beatriz por acercarte, por compartir este ritual cotidiano de la poesía.
    Y otro abrazo.

    ResponderEliminar