viernes, 26 de febrero de 2010

Fingir que no



fingir que no

que no son gotas sino pasos
que no alcanzan al pecho
sino tres gotas dispares
y un paso
no un golpe
sino tres gotas dispares y un paso
ruedas motores inciertos
sobre un sitio tras la casa
el crujir del propio cuerpo
alerta a los sonidos de una sombra
el frío el calor el boldo
y las gotas la lluvia la tormenta
abatiendo el cielorraso
las ausencias
las piernas desnudas las rodillas heladas
las manos entretejidas
las palabras deshechas
el llanto sofocado sobre la mirilla empañada






tras el ojo la misma imagen suspendida de la espera
los propios pies rozando el suelo
hacia la puerta hacia la silla hacia la puerta
la muerte espantada a manotazos de idiota
la letra apretada entre los dientes
la garganta agotada calada
alternativamente calada agotada
el humo encadenado a la boca hasta la náusea
la duración de una noche
es el plazo de un fin





Texto: Viviana Cecilia Atencio



Ilustración: Paloma Blázquez Crespo,
http://palomablazquezpoemas.blogspot.com/


Fotografía: Daniel Yáñez González Irún,
http://lafabrica1.blogspot.com/





10 comentarios:

  1. Sobra decir dónde tengo apuntados esos dos últimos versos.

    Épica y épicos.

    Un beso, Vivi, y feliz fin de semana.

    Daniel.

    ResponderEliminar
  2. Y gracias Daniel Y. por tus fotografías épicas, o por la épica de ellas. Una inmensa galería en la que el mundo, versos incluidos, encuentra reflejos inusitados.
    Feliz fin de semana y otro beso...

    ResponderEliminar
  3. Querida Vivi, siempre amiga del alma, bella hermana de la naturaleza, sutil, dulce y tierna.

    He leído detenidamente este poema.
    Se me figura a esas canciones que uno conoce de siempre, que guarda en los sentimientos. Me lleva cantando su rima asonante, perfecta.
    La idea del verso, que vuelve, repite, acaricia, duele, infringe.
    Gentilmente certera la hora del fin, que llega.
    Intensamente bello.
    GRaciasssss y mucho amor para ti...

    ResponderEliminar
  4. Querida Vivi creo que este es uno de tus versos más atenazados, es decir que casi no salen de la garganta, en una noche en la que llega el fin... ausencia, rematada por dos círculos, mirillas de rescoldo y tiempo, una noche agotada.
    Es dolorosamente bello, dolorosamente intenso para fingir que no son gotas sino pasos.
    Y me atevería a decir que esa noche fue una de las más atroces de tu vida.
    Un beso y gracias por el anochecer poético que se clava.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Rose Marie, ni te imaginas cuánto me alegra que hayas percibido la música de los pasos, el tica tac de la espera, la sensación de que todo tiene un final, todo termina, como parte de un ciclo vital existencial...
    Paz y amor y musas revoloteando por el tejado

    ResponderEliminar
  6. Tengo que darte la total razón Paloma sensitive, este poema fue escrito en el lapso de una noche de final abierto, en un ir y venir que no hubiera podido imaginar seguramente con la misma intensidad de no haberlo "padecido" en el sentido trágico del término.
    Besos querida Paloma astur, y gracias por lograr ver siempre el más allá de la condición humana...

    ResponderEliminar
  7. Vivi, angustioso y doloroso, infinitamente sensible y bello. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Gracias Vivi y Paloma, palabras é imagenes que movilizan al espíritu. Un saludo para todos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Ali por acercarte! El dibujo de Paloma es tremendamente cinematográfico, hace mover a los versos.
    Las Fotos son de Daniel Y., amigo, fotógrafo, poeta, una mente que brilla...
    Un abrazo Ali.

    ResponderEliminar