jueves, 4 de marzo de 2010

Edén Edén



Pequeños alfileres de tu voz
desde las fauces de los cielos
¿cuántos cuerpos
hasta los jardines del Edén?

Entre tus dedos

el agujero de mi alma habla
es tan bello que duele

Ríete o ríeme
las piernas
luego asciendes
desciendes
manifiestos antiguos como palabras
escritos arriba
más alto
más alto
hasta sumergirse
aguas
hombros
boca lengua garganta
o… no más
quedarse
detener el mundo ante las manos:
¿no deberíamos ya hacerlo girar?
tantas estrellas
nos caen bajo la lluvia
que parecemos ciegos
déjate dormir
que mis palmas laman
tu dura oscuridad
que tu boca derrame
su silencio en mi sangre
que no haga frío

Una hora estar muerta
el tiempo necesario
para vivir en tus lágrimas
esmerilar la mirada
derramar las piernas
para verte caer
no esperar a que la luz
abarque la tempestad

Pronto
que mis hombros sostenidos por tus manos
se vuelven invisibles





Texto: Viviana Cecilia Atencio

Ilustración: "Eros-Psiche", Paloma Blázquez Crespo


6 comentarios:

  1. tu poema se derrama como la lluvia en la tierra que verdea.
    Simplemente hermosas letras paraíso

    ResponderEliminar
  2. Querida Vivi:
    Volver a felicitarte de nuevo por tu poema alma-amor-erótico, esta fusión lírica entre tus dedos poéticos, esta nueva versión sostendida por un deliro invisible en un edén alcanzado, me quedo con las dos versiones.
    Haces soñar con un amor de dioses en un paraíso ignoto.
    Gracias una vez más por dejarme acompañarte, querida amiga poeta.
    Un beso psique.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Gran Lobo Gris por acercarte al árbol, por escuchar sus versos!

    ResponderEliminar
  4. Mi querida Paloma astur con manos de alas, este Eros-Psique es para mí una obra muy especial, le podría infinidad de versos, porque es tremendamente inspirador.
    Gracias por darme la libertad de ponerle versos a tus poemas visuales...
    Besos y estrellas!

    ResponderEliminar
  5. Emocionante Vivi! Las felicito a las dos.

    ResponderEliminar