lunes, 19 de abril de 2010

Ser





I

el deseo es
mudo o gime
grita duele
asciende por los pies
adormece los dedos
desafía los labios
despliega las lenguas
muerde besa
se disuelve entre las bocas
náusea profunda
estrangulamiento del pulmón
imprevisto temblor
nada entre dos
y se despierta seco
murmura por las caderas
estalla en la cabeza
se vende en los gestos
acaricia por la espalda
teme
se atreve y muere
te ahoga
atraviesa los sentidos
los lacera
fluye de surcos
cultivados en la piel
baila ríe
no puede
florece
durante estaciones enteras
por fin duerme
es
él
siempre
literal




II
no es
el descenso de la luna
sobre el cielorraso
ni los retazos de la noche
es
la sombra de tu cuerpo
sobre el mío
no hay sueños
que detengan
lo que las manos conciben
en las mentes
que desnudan
puedo ver
tu corazón marchar
puedo verlo circular
sobre tus venas
puedo verte
tensarte alargarte
para mi boca
puedo ver
tu sonrisa pintarse
en mis labios
no vamos a despertar
no hemos dormido
nos hemos levantado
para volvernos a precipitar
nos hemos acostado
para volvernos a parar
para amarnos de pie o
las rodillas sobre los brazos del sofá
mis cabellos alargados
mis codos unidos
por tus manos
nos hemos elevado
para volvernos a arrojar
alimento de lenguas dedos
eres
soy
manos multiplicadas por mil
boasdesesperadas
piernas implicadas
bienvenidas al tren
bienvenidas
bienvenidas
bienvenidas
al tren
orejas destilando dientes
tu voz
mi voz
silencio
quejidos de la carne
deshechos
artificios húmedos
incrustados en los movimientos del viento
no es el ascenso del sol
sobre el cielorraso
ni son los retazos del alba
sino la sombra
o la luz
de mi cuerpo
en tu cuerpo



Texto: Viviana Cecilia Atencio

Ilustraciones: Paloma Blázquez Crespo

viernes, 16 de abril de 2010

Hijo




En el vacío
de la ausencia
tu cuerpo se deshoja
en el aire
me visto
de fragmentos
a la luz del fuego
que surca tus ojos
para acunarte
más allá del olvido

En el silencio
de tus pasos
me abrazo a tu sombra
ando a tientas
busco un grito
un disparo
tormentas como aviones o llamas
el sonido de un copo de nieve
lastimando tus pies

Te envuelvo en mi pecho
te circundo
te seco
te aniño

Tras la puerta
que te espera
te canto
te llamo por tu nombre
como sirena buena
que te arranca
del mundo
para no verte
caer



Texto: Viviana Cecilia Atencio

Ilustración: Paloma Blázquez Crespo




Vídeo realizado por Andrea Cueva y Paloma Blázquez. Música: Knockin´ on heaven´s door- Bob Dylan

Espera


Cuando llega la noche
los ojos se detienen
se abren
o se cierran
en el hueco de tu cuerpo
que espero
que no espero
mientras diseño sueños
paredes de trincheras
que protejan tu ausencia
te beso
te acaricio
te duermo
te retengo
te sostengo
te detengo
pero siempre oigo disparos
que quiebran los silencios
y la sangre se dibuja
en tu vientre
en tus manos
en tus piernas
en tu boca
y todo tú
te deshaces a un tiempo
hasta que vuelves
entero
mío
claro en la mañana
hasta que partes
dulcemente
desde otra oscuridad
y me piensas
me llamas
llegas
como un último abrazo
me recuerdas
eres en mí sin saber
si soy en ti
cuando cierras los ojos
o los abres
inmensos
resistiendo al olvido



Texto: Viviana Cecilia Atencio

Ilustración: Paloma Blázquez crespo


sábado, 3 de abril de 2010

partir en abril



a C.C.G y A.J.A.S



Saltar la reja
hacia
donde no cabe el frío

allí
más cruel un otoño

que todas las primaveras

aquí
más cruel una primavera
que todos los otoños

no sé cuándo ni dónde
ni si germinarás

no sé si el invierno

te llevará de frío





duele esa ausencia
de lo muerto al oído

horas para no regresar

cuando no es oscura
la huida de tus ojos

si no clara

clara como otros sinos

podría sentarme a gemir
en el cordón de la vereda de tu cuerpo
pero no estás allí

no duermen tus párpados
vallados por la lágrima

que no puedo robarte

aún suelo abrazarme
al recuerdo
de tu tronco en llamas
me quemo recogiendo

sobre campos humeantes

las centellas graves de tu voz

dijiste que
desde montañas

hacia el río

ahora es la tierra

la que disuelve tus fantasmas

sección 2
manzana 5
tablón 10
sepultura 24
el templo de tus huesos





Texto: Viviana cecilia Atencio

Dibujos: Paloma Blázquez Crespo