viernes, 16 de abril de 2010

Espera


Cuando llega la noche
los ojos se detienen
se abren
o se cierran
en el hueco de tu cuerpo
que espero
que no espero
mientras diseño sueños
paredes de trincheras
que protejan tu ausencia
te beso
te acaricio
te duermo
te retengo
te sostengo
te detengo
pero siempre oigo disparos
que quiebran los silencios
y la sangre se dibuja
en tu vientre
en tus manos
en tus piernas
en tu boca
y todo tú
te deshaces a un tiempo
hasta que vuelves
entero
mío
claro en la mañana
hasta que partes
dulcemente
desde otra oscuridad
y me piensas
me llamas
llegas
como un último abrazo
me recuerdas
eres en mí sin saber
si soy en ti
cuando cierras los ojos
o los abres
inmensos
resistiendo al olvido



Texto: Viviana Cecilia Atencio

Ilustración: Paloma Blázquez crespo


3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Eres en mí sin saber de yo en ti... de ida y vuelta, lo siente él o ella, los dos al unísono en la lejanía, tiene tanto sentimiento tanta súplica, una última despedida... un amor suspendido intangible como un puente de guerra, de tiempo detenido intemporal... es para cerrar los ojos después de leer tu poema, cerrarlos y sentir todo lo escrito una y otra vez sin olvido.
    Gracias Vivi no puede ser más dulce y sentido.
    Te pinto un abrazo y ojála consigamos la utopía de ver un mundo libre sin guerras, sin despedidas como esta aunque sean tan bella.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Paloma por invitarme a la paz a través del recuerdo de la guerra. Ponerse en la piel del que espera, bajo la incertidumbre de la distancia y el fuego ha sido una experiencia conmovedora.
    Abrazos y utopías.

    ResponderEliminar