viernes, 9 de julio de 2010

El soplo






A la izquierda de la vieja cama

que ya no le pertenece
el viento
conmueve los postigos
de la misma ventana

de los mismos árboles
cuyas raíces
no ha confirmado jamás

recorta la cumbre del mismo inútil molino

hoy desnudo
desvencijado por el tiempo
o por alguna extraña hazaña
de su dueño aviador
procurándose sus alas
en algún desatinado amanecer
para volar remotamente
aunque tan sólo fuera
por el plazo
de un sueño




confina como entonces
la misma mutación
de parcela de cielo
pasajero constante
de purísimo azul celeste
a máculado entre nubes

de gris claro a gris profundo
que dispone la tormenta

de candil ciego de rayos
a negro invisible
aliado a tempestades


¿dónde encubre el olvido
la flama de todo atardecer?

emplaza en la entraña
como súbito vértigo
el viento

que acompaña al derrumbe
de la vigilia al sueño

mimesis de aquel soplo sorpresivo final

y el hueco más despoblado de mí resuena
a la luz de los toques de tu sombra





Texto: Viviana Cecilia Atencio


Ilustraciones: Paloma Blázquez Crespo

3 comentarios:

  1. El viento da pinceladas con las que pinta el vértigo de un aliento, ese viento que acompañó la vigilia al sueño,ese viento que penetra tus sueños.
    El soplo no tiene olvido,,ni desdicha, ni cólera, tiene dolor o al menos así yo lo siento mi querida Vivi, tiene una nostalgia de luz y sombra de alguien que ha dejado un hueco, con el que sueñas o soñaste con el que quizás te castigas...
    Felicitarte una vez más por tu grandísima calidad,leyéndote penetro en tus atmósferas, la más interior que nos envuelve contigo y nos hace sentir lo que tú sientes.
    Un abrazo poeta.

    ResponderEliminar
  2. Querida Paloma, hay un nostalgia de un tiempo perdido: Ese cuarto es mi cuarto de niña, que ya no me pertenece, que fue reciclado, y muchos (pero muchos)años después miro por esa ventana y recuerdo por ejemplo, al aviador (poeta y loco) que vivió enfrente, los cielos de mi infancia, de mi adolescencia, y espero que la luz de los toques de una sombra amada vengan a rescatarme de mis recuerdos...
    Gracias mi cómplice astur por estar siempre tan cerca.
    Un abrazo para ti y otro para nuestra amiga cómplice Ali, desde su país de las maravillas...

    ResponderEliminar