lunes, 27 de diciembre de 2010

Frida


Colgada del cielo

sin hilos ni alas

yo misma el centro

la herida

el hijo que no fue

el amor

el sonido del árbol

que se quiebra

y no cae


Subiré al primer sueño

subiremos las dos

la rota y la entera

la pequeña y la ahogada

en tres dos una única lágrima

cursaremos en la sangre

la embriaguez del Leteo

para llegar al sol


Miraré hacia el foco de tus ojos

te diré números letras

movimientos que nadie

sino tú podrás descifrar

una pesadilla de girasol

que nace sobre el muro gris

tu ternura tu traición

como brazo cercando mi cintura

fragmentos de un cuerpo

sangre huesos corazón

el que se fue contigo

o el salvado

el que espera la muerte


Me desangraré de ti

mi mano en mi mano

hasta agitarme como nube de tormenta

irradiada en el fin


Me pintaré otros rostros

pero verás el mío

hoy será siempre todavía

me trenzaré a ti

cerraré la boca

para abrirla en tus labios

atraeré tus dedos de marfil

hacia el fondo del silencio en fuga

serás el que no fuiste la que no fui

te nombraré en otro nombre

abrazaré tu mente en el vacío

arrastraré por los desiertos

lo que vi en el agua

lo que el agua me dio

los deseos de ti


Nadará el dolor hasta olvidar

y cerraré los párpados por fin

para no verte

para no odiarte

para no amarte





Viviana Cecilia Atencio


Imagen: Paloma Blázquez Crespo



4 comentarios:

  1. Gracias a vos Ali, sos una llama entre nuestras llamas... Besos

    ResponderEliminar
  2. Un poema precioso, cargado de sentimientos y despedidas.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Gracias y saludos de medianoche María...

    ResponderEliminar