jueves, 2 de diciembre de 2010

A mi puerta

Es negro el peso de la distancia


La lluvia no cayó te dormiste con el sol

tras las cortinas que me aspiraban

en el curso de tu corazón


Deberías haber despertado

al morir tarde


No tengo hambre

sólo una ácida melancolía urbana

que vendrá de otros campos

sobre los que tal vez jamás

nunca volverá a crecer


Que aquí sea aquí en cualquier sitio


¿Es jade lo que da luz a los ojos?


Estás a mi puerta delante de mí

como todos los caudales de un río


No somos equívocos

somos nuestros cuerpos


No tengo veinte poemas de amor

sólo mis piernas enredadas

en las noches

la liviandad de mis manos

dirigidas por tus ojos

mi boca abierta en tu mira

y te alcanzo en la desesperación


Inmólame en el iris doblegado de tus ojos

tu retina también marca mis pasos

mis movimientos mi dolor


Aquí era cuando decías

que me amas

cuando decía

que te amo



Texto: Viviana Cecilia Atencio



Ilustración: Paloma Blázquez Crespo



No hay comentarios:

Publicar un comentario