martes, 12 de julio de 2011

En el camino



El orden de los tiempos
se despedaza en el agua
que se abre en círculos
tras la piedra arrojada
Nada nunca será igual
en la profundidad del río
Los amantes se besarán
a la sombra de un árbol
con los pies arremolinando
la piedra que hizo historia
hasta que sea olvidada
aunque no muera

El cielo nos persigue
día y noche
y se queda en la noche
como los sueños que relegan los golpes
contra los derechos civiles
hasta el amanecer

Nos abrazamos a animales
que no saben de diamantes
Les contamos la fábula
de la naturaleza humana
y aunque podrían escapar
se quedan junto a nosotros
hasta el final

Nos ponemos en el camino
de la tinta en los dedos
Las huellas son palabras
recogidas por el viento
En la boca de la mente
sigue durmiendo la dulzura del mundo
El horizonte es lo único sagrado
para la mano que busca la mano

No hay comentarios:

Publicar un comentario